Río y bosque, Valle de Andorra, Ushuaia

Río y bosque, Valle de Andorra, Ushuaia
enero de 2019

Canal Beagle, Ushuaia

Canal Beagle, Ushuaia
enero de 2019

domingo, 8 de mayo de 2022

Susana Szwarc

 

Dos poemas del libro Caracú de Susana Szwarc



Del decir

                                       

¿Qué iba a decirte? 

El calor hacía rayas, tatuajes. 

Nos abrazaron las palabras. 


El coro afinaba: nunca digas 

que vas por el último camino,

se repartían se separaban las voces 

como frutos de un árbol del dilema.


(En la verdulería jugué a discutir 

el precio de las papayas.

Sin querer  apreté  

el jugo resbaló 

el verdulero rió por mí

no puedo cobrarte dijo

 le insistí que trajera chirimoyas

con los mismos huesitos dulces.

-¡No son los mismos!-, se enojó 

y apreté

la segunda papaya.) 


¿Es eso compartir tiempo y espacio?

 Tuve temor: ¿si confundías

una cosa con otra

una cosa por otra?

Mientras el calor hacía rayas

y las letras hacían de tatuajes. 


¿Qué ibas a decir? 



Circo en Avia Terai


Primera función 

en la playa del tren

y los clowns que  no logran

concentrarse.

Tanto ensayar para  que el tiempo

no los ayude. Solo transpiran

recuerdos de flores venenosas.


Nada tuvo gracia, más bien 

todo el número fue una desgracia.

(Como siempre, el éxito del clown

es su fracaso, aunque no crea en ellos.)


Por suerte entra el mago,  certero. 

Sus flechas, dieciocho tiradas a un tiempo, 

vuelan por el espacio,

retornan, y él las sujeta, una por una. A veces 

se diluyen en el espacio.


El mago, ahora, las arroja y la trapecista

confiada

ve, ante todo,

ese vuelo. Después, 

¿no ve más? 


Gira, aletargada ¿Se sorprendió?

¿Alcanzó a pensar que las cosas 

también  

son así?


Las  flechas toman  una sola dirección: el cuerpo 

de la mujer

y  caen  

sobre su frente, los brazos,  las piernas, la ingle, la pelvis.


Desaparecen, flechas en el cuerpo. Desaparece el cuerpo.


Nos queda la reacción del público.  ¿Cómo saber 

si fue un acto perfecto de magia o hubo algún error? 

No tienen idea de si reír o llorar.

Aplauden. 






Susana Szwarc nació en Quitilipi, provincia del Chaco , Estudió Psicología y Letras. Publicó libros de poesía y narrativa. Algunos en poesía: Bailen las estepas, Ed. De la flor (1999)/ reeditado en Ed. Liliputienses, España (2016); Bárbara dice, Ed.Alción (2004) / en francés: Barbara dit, traducido por Cristina Madero en Abra Pampa Éditions (2014); El ojo de Celan, Ed. Alción (2015) /en italiano: L’Occhi di Celan, Edizioni Fili d’Aquilone, traducido por Alessio Brandolini (2016). En prosa publicó entre otros la nouvelle Trenzas (Ed. Legasa, 1991 y Ed.Entropía 2016); en 2019 en Austria por la editorial Löcker con traducción de Erna Pfeiffer; La muertita o la novela que, Ed. La mariposa y la iguana (2016); La Resolana (cuentos reunidos, Ed. ConTexto, 2018); Distancia cero (micorrelatos; Edic. Desde la gente,2020). Ha publicado literatura infantil tanto en prosa como en poesía. 

Recibió entre otros el Premio Nacional (iniciación) Poesía; el Premio Único de Poesía por la Secretaría de Cultura de Buenos Aires: Beca Fondo Nacional de las Artes; mención en cuento en el Premio Internacional Julio Cortázar.. 

Realizó la selección y prólogo de diversas antologías; por ej: Puentes poéticos, poesía de mujeres nacidas desde el 1976 en y España (Ed. Desde la gente, 2018); Antología de poesía para Feria del libro de Bogotá (Filba, 2018). 

En el año 2021 ha publicado Decir la suerte ( poesía reunida hasta 2020. Edit Contexto) y Caracú (poesía, Ed Pixel) 


martes, 22 de marzo de 2022

Adán de Maríass

 

La desentendida 

 

actúas como la desentendida

interpreto mal y creo ser correspondido

desecho los culpables pensamientos

y me acomodo en la facilidad

de ver tus labios que me hablan en silencio

creyéndome amor cuando soy lejos

 

lo que siento por ti

es bellísimo y muy malo

pero no puedo no debo

quererte como te quiero y te deseo

con toda esa fuerza oscura

que me embrutece

esa presencia que evitas y aceptas  

como si fuera un juego o una excusa

que distrae por momentos

lo que en el fondo deseas

cuando vivo cayéndome avergonzado

 

dentro de mis propios temores

y mis continuos silencios

 

soy aquel señor que no se siente soportable

menos cuando se cierra inoportuno

el centro más frágil

de un sexo nervioso

porque el pecado no es solo la traición

sino el intento primitivo y egoísta

de quien no la deja ni respirar

 

te ruego

que no me quieras ni me desees

ni me pienses cerca

ni me sueñes comprometido

entiérrame sin que lo sepa

lo más pronto posible

olvídame sin que te lo pida

nadie puede jamás habitar este

corazón endurecido

es que soy así

porque no pude ser distinto

te quiero porque no te quiero

no debo

 

 




Del nudo al nido      

 

 

uno nace anudado

a las circunstancias de un destino provisional

 

años primeros de entusiasmada fábula

cuando aún no se descascaraba mi pequeña realidad       

 

de pronto carraspeaba la noche      

para que no salgan las estrellas

mientras el señor del miedo al tartamudear  

provocaba la oscilación de la luz              

preocupada mamá venía corriendo para abrazar   

mi comprensible nerviosismo                                  

  

se despierta la curiosidad de querer conocerme

cuando un día bajo los espasmos del asombro

me veo reflejado en los espejos de agua  

donde mi rostro apenas puede salir del fondo                                          

 

aquella multitud de danzarinas letras

abrieron una senda hacia el nido

donde me esperaban sentadas y sonrientes  

las  conversadoras ilusiones       

                                                                                                                    

los años + los sueños se me fueron acumulando

como quien las dejaba caer

desde el cielo vaporoso de los presentimientos

 

aquel deseado tren de la niñez

regalo navideño de mi siempre recordado padre

era importado y la envidia del barrio

hasta que lo perdí de vista

 

otras veces me iba a jugar con mis amiguitos invisibles

soldaditos de plástico que siempre morían

en las incontables batallas de mi infancia 

 

no olvido el azucarado reino de mi ansiedad                                         

donde me regodeaba comiendo casi todos los chocolates

que mi queridísima abuela Guillermina mientras dormitaba 

dejaba a propósito sobre la mesa cubierta con nuevo hule

para que se acercara de puntillas mi salivada tentación

 

y ante los enloquecidos vientos de aquel atardecer

imaginaba que el sol se ocultaba en el bolsillo de Dios

                                                              

tiempos aquellos donde me desnudaban              

las rencorosas pesadillas 

y me arropaban tiernamente los cuidados de mis padres            

 

aún no me sentía entre versos y hojas de papel bond

atrapado por la obsesiva mirada de esas fotografías  

como pequeños espejos del recuerdo 

derretidas por la pureza lacrimal de la desbordante emoción 

 

hasta que empecé a deletrear                                                                           

las promesas del futuro

como un niño enamorado de la vida

 

 

 

©Adán De Maríass

Lima

Perú

 Adán de Maríass [seudónimo de Miguel Ángel Colán Ramos] nació en Lima, Perú el 15 de abril de 1960, y estudios no concluidos en la Universidad San Martín de Porres en la Facultad de Educación, y Literatura en La Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Pertenezco a la A.N.E.A. y a la Asociación Peruana de Autores y Compositores desde 1990. En julio de 1987 empieza a escribir el poemario titulado «Sol de Madrugada», y «Júbilo», que fueron publicados como un solo libro gracias al auspicio de CONCYTEC en 1989 a través de un Premio de subvención. Ha participado en varios prestigiosos concursos de Poesía como el Premio Casa de las Américas, el Premio Internacional de Poesía Jaime Sabines en 2004, el Premio Internacional de Poesía Copé, el Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe en 2006 con su poemario «Donde apenas empezaba a ser yo» que ha sido publicado por Editorial Obrapropia en edición electrónica así como su otro libro de poesía «Poemas de Blog», y también su primer libro de cuentos titulado «Zona Vip». Actualmente colabora  con textos en diversas revistas literarias como Cinosargo, Revista Culturamas de España [donde escribe sus artículos] Revista Archivos del Sur, Revista Papirolas, Matemáticas y Poesía, AuroraBoreal.net. Escribo en seis blogs, uno de ellos Blog de Adán de Maríass en Bligoo, el otro en La Comunidad del diario El País España como Desde Adán de Maríass, Adán de Maríass en Transbordo, Adán de Maríass.Blog en Wordpress, en Wattpad, y en Textale.

 

 

 

 

 

domingo, 20 de marzo de 2022

Manuel Lozano Gombault

 Noche obscura de Lord Byron

Eramos de las gradas en la altura

Dante


¿Hay puertas en el muro?

La Historia Natural de la Herida nace

transfigurada en el empeño de una mansión

de prodigios.

Epigénica muerte, no alcanzarás mis signos,

el goce de saberse ropaje y substancia

de lo que está subiendo.

Albergo al habitado, al unánime,

al inminente.

Ahora te pido que me llagues,

que expongas las vísceras al sol

obscuro de este mediodía.

Debo crecer desde la piedra medular

del elegido.

Despertar es un puente de carne

y de cráneos.

(c)Manuel Lozano Gombault

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

 Derechos registrados

Manuel Lozano Gombault nació en Córdoba, Argentina. Es Profesor y Licenciado en Letras, Master en Historia de la Cultura Argentina, Master en Gestión Cultural, Doctor  en Filosofía de la Educación (medalla de oro),Coach ontológico, y escritor (poeta, narrador y ensayista). A los nueve años, dio su primera conferencia sobre “Borges y la eternidad de los tiempos”, actividad que continúa hasta la actualidad en todo el mundo. Ha escrito treinta y un libros, como “Libro de Amenemope”, “La línea y el Círculo”, “Historia Natural de la Herida”, “Cosmología de la sangre” y “Tratado sobre una infinitud que arde”. Recibió 103 premios nacionales e internacionales, como “Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores” (a los 18 años), “Premio Joven Sobresaliente de la República Argentina (votado por unanimidad por quince personalidades de Argentina), “Premio a la Excelencia Educativa en dos oportunidades (2004 y 2007), “Primer Premio Georg Trakl” (España), “Primer Premio Interletras” (España), tres Doctorados Honoris Causa y “Personalidad Emérita de la Cultura Iberoamericana (Brasil), entre otros. Borges escribió sobre su obra: “Nos deslumbra con páginas memorable. Descubro que tiene el hábito de frecuentar el universo (…) Es el más alto de los escritores hispanoamericanos.” Actualmente es CEO de “Consulting Group”, Presidente de la Fundación Interdisciplinaria de Estudios para el Desarrollo, y docente universitario. En 2019, fue nominado al Premio Nobel de  Literatura

lunes, 22 de noviembre de 2021

David González

 Poemas del libro "Cuero de puma"

 

la realidad

es una casa

habitada por soledades

 

pura sombra

donde no crecen

los yuyos

 

el aire

tiene miedo de ser

una versión

de la memoria

 

en el umbral

solo tinieblas

inocentes

sin voz.

 

 

 

 

 

 

 

 

el cuerpo

arraigado país

de ficciones

con mi sangre

proclama

los enigmas

del comienzo

 

niega

la pureza

de la materia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

trae esquirlas

el otoño

 

ladridos de perros

ajenos al poema

 

 una prueba irrefutable

 

dios está ocupado

en cosas más importantes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

la desolación

es una ciudad

vacía de aire

 

lleva por nombre

una paradoja

donde nadie

es inocente.

© David González

David González (1979), radicado en Viedma Patagonia Argentina desde 1986.

Publica poesía en revistas, publicaciones y medios culturales de Latinoamérica, España y EEUU.

Ha publicado los libros 11 (editorial la Mariposa y la Iguana, 2016) y 40° 63° (editorial Vela al Viento, 2019), Cuero de Puma (Kuruf Taller de Libros 2021).

Integra 11+ 4, un colectivo artístico de diversos lenguajes artísticos.

Integra Escénica Teatro en Territorio, grupo teatral de Viedma.

Integra Ojos de Perro, junto con Laura Raiteri , un proyecto de escritura a cuatro manos.

Contacto David González : homerals2@gmail.com

Felipe Fernández Sánchez

 

Mi voz

 

 

Mi voz requiere de unos signos inventados, tiempo ha.

Dar rienda suelta a mis palabras arrinconadas.

Las oscuras, las límpidas, las eternas y las efímeras.

A veces negras.

 

Mezcladas van las tardes luminosas,

las que quisimos sin fin,

y que acababan siempre demasiado pronto.

Y mi espíritu está hecho

de aversión, de aprecios y de olvidos.

Encajo la mandíbula de pura rabia.

Me quedé traspuesto en su regazo.

 

No pensar, jamás, en lo que perdí.

Todavía recibo visitas de algún recuerdo.

La redacción de un epitafio.

Tristezas de las despedidas.

Mi madre cuando se reía de mí.

Mi madre altanera, presumiendo de mí.

 

 

 

Sin ganas

I

Arácnidos discurren por la piel, espaciados,

congelando los alaridos antes de brotar al universo.

Mudo casi muerto, moribundo,

un ánima más entre espectros huidos,

perdidos eternamente.

 

El día después nació otra vida,

otra vida que no entiendo.

Limacos enormes nos devoran,

dejando rastros de saliva sobre los huesos.

 

Osarios negros jalonan los parajes

allá donde mires,

justo antes de que tus ojos pendan de tu cara.

Gusanos, escarabajos, arañas, cucarachas, reptiles, serpientes,

todo aquello que se arrastra, todas las formas inventadas por los dioses locos.

Escamas. Escrófulas. Escaras. Esperpentos.

Arrastradas, pegadas al suelo envueltas en babas,

arrolladas, ondulando bajo formas escabrosas.

Gotea, gotean noches sobre la luz. Sucia urbe,

menos luz sobre las casas,

el manto de hedor ahoga los brillos y mueren vidas.

 

II

 

Otra vida que no entiendo surgió

el día que murió

el mundo que conocíamos.

Es terrible ver la muerte del hombre

cuando le sube la fiebre.

Cuerpo ardiendo,

con el calor que lo llevará al colapso.

 

Y nosotros juntos en su derredor,

muy cerca, aprovechando el calor.

 

Otra vida que no entiendo surgió,

el día en que murió

el mundo que conocíamos.

Altares

 

 

 

 

En aras de vieja piedra

donde siempre hay gente rogando,

siempre pidiendo,

también en los altares modernos.

Los que van dando las gracias por los alimentos

que ellos mismos han cultivado.

Los que agradecen las compras hechas en el centro comercial.

Los recitadores de preces para el Gran Conseguidor,

dando las gracias por el producto cosechado

con el sudor de otras frentes.

Otros, recogen el óbolo dado

que dan los varados en los semáforos.

 

 

Los que claman por una justicia esquiva.

Los que desean el castigo de otros.

(Para que aprendan. Se lo merecen. Mano dura. Con firmeza.)

Estas guerras que no solucionan conflictos (ninguna lo hizo).

¡Entonces!

Nos invaden seres miserables.

Lo peor de cada casa.

Gentuza pobre.

Desechos del submundo.

Desean de lo mío, me lo quieren confiscar.

Estoy construyendo una valla inexpugnable

Para, desde lo alto, ver a la chusma.

Esas insignificantes gentes que se desplazan

como hormigas, en su loco discurrir.

(c) Felipe Fernández Sánchez
España

Felipe Fernández Sánchez por él mismo

Vine al mundo en Madrid mediado el siglo veinte, por azares del destino terminé trabajando en el mundo bibliotecario. Sin motivo aparente, soy de los que disfrutan leyendo: al poco tiempo, con una chispa de ingenio a lo que soy proclive, me percaté de que eso era lo mío, aún me acuerdo cuando descubrí Bartleby el escribiente de Hermann Melville cuando lo colocaba en su lugar.

Pasado el tiempo me dio por escribir, fruto de ello es el blog “Inverosímil_felipe” http://inverosimilfelipe.blogspot.com.es/  en el que consigo comentarios amables de familiares y amigos. Item más, se me ocurrió lanzarme a Internet y han tenido a bien publicarme pequeños relatos en Sci-Fdi, Prosofagia, Planetas Prohibidos, Ariadna rc , Letralia Tierra de Letras, Palabras Diversas, Axxon, El coloquio de los perros, Monolito y Triadae.

Además han salido poemas en las revistas Ariadna rc, Almiar margencero, Destiempos, Palabras Diversas, Letralia: Tierra de Letras, Viceversa Magazine, Alhucema, Nagari, Sol negro, Archivos del sur y Babab. Colaboraciones en libros electrónicos: Una colaboración en Doble en las Rocas en conmemoración de los 19 años de Letralia Tierra de letras. (SigüenzaEl relato “El bibliotecario” para los veinte años de Letralia Tierra de letras. 

 En twitter: https://twitter.com/mediaorell En facebook: http://www.facebook.com/felepeefe