Río y bosque, Valle de Andorra, Ushuaia

Río y bosque, Valle de Andorra, Ushuaia
enero de 2019

Canal Beagle, Ushuaia

Canal Beagle, Ushuaia
enero de 2019

lunes, 15 de febrero de 2021

Washington Daniel Gorosito Pérez

LIBERA A DOMITSU * *                          

 

El poema se escapa

de las páginas sepia,

migración de las palabras,

y el trinar del tehñö

en lo alto de un organun

anuncia su llegada.

 

Zumban las alas del gotu

saludando las letras esperadas

se rompe el silencio de la tierra seca

cruje la ocre hojarasca

al brincar de felicidad

a mina y lua.


Gotas perladas

anuncian la llegada del aguacero

milagro en suelos áridos;

la palabra es brote.


Tokuro mueve sus ojos nervioso

es que nkumi planea suavemente

sobre el n´oo mbodo.


El poema acaricia a domitsu

temblorosa ante el vuelo de pada,

mientras r´oxne se le acerca lentamente.


Una serenata de viento

que sólo pájaros y poetas perciben,

la despide.


 Se transforma en un ave símbolo

 errante no migrante

 que algún día contará

 que un poema la liberó de pada

 en ra ngu ya däta pe.

 

 *El Pueblo Otomí radica en la zona norte del Estado de Guanajuato- México.

 Su lengua es de las más antiguas de Mesoamérica.

 Términos utilizados en el poema de la lengua Hñähñü- Otomí:

 

Tehñö- Cenzontle

 

Organun- Órgano- Cactus

 

Gutu- Colibrí

 

Mina- Ardilla

 

Lua- Conejo

 

Tukuro- Tecolote

 

pe- Su casa de Nkuni- Águila

 

N´ oo mbdo- Lugar de piedras- Acantilados.

 

Domitsu- Paloma.

 

Pada- Zopilote.

 

R´okne- Gorrión.

 

Ra ngu ya däta pe- Su casa de las biznagas grandes.

 (c) Washington Daniel Gorosito Pérez

México, D.F.

 Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México.

**El  poema   "mestizo", español con términos en otomí  obtuvo  el segundo premio en la categoría "Identidad" en el  Primer certamen internacional de cuento y poesía de la Corporación Internacional de la Identidad de los Pueblos y la Paz, Chile.


Ana Romano


Planos

El cielo

envuelto en arrebatos

quiebra ranuras

Aureolas

gotean

nutrientes

Un desnudo

En brazos del orfebre

 

Sergio


Hombres apergaminados

despiertan

la avenida

Un aire veteado

Un sol caído

(o decaído)

Sergio baraja

de su herencia

enigmas.

(c) Ana Romano

Ciudad Autónoma de Buenos Aires


Ana Romano nació el 1 de febrero de 1944 en la capital de la provincia de Córdoba, la Argentina, y reside desde la infancia en la ciudad de Buenos Aires. Además de obtener varios premios y menciones e integrar antologías, desde hace seis años se difunde su quehacer tanto en revistas de soporte papel como electrónicas y en numerosos blogs.
Poemas suyos han sido traducidos al portugués, italiano, francés, húngaro y catalán. Es profesora de Francés. Tradujo a dicho idioma el volumen “Breve Anthologie” de Luis Raúl Calvo (Ediciones L’Harmattan, París, Francia, 2012), el poemario “Behering y Otros Poemas” de Luis Benitez y textos del libro “Tomavistas” de Rolando Revagliatti (difundidos en la Red). Poemarios publicados: “De los insolentes fantasmas” (Ediciones Vela al Viento, 2010) y “Expiación del antifaz” (Ediciones La Luna Que, 2014).


 

martes, 5 de enero de 2021

Felipe Fernández Sánchez

 

Se marchitan




Las rosas se marchitan cuando se aleja,

añoran la luz de su mirada.

 

El jardinero, perdida la alegría,

recoge pétalos y hojas secas

en los jardines de las catedrales.

Recuerda el bullicio de pasadas primaveras,

sueña con una vida a borbotones,

recuerda la gente paseando. 

 

El otoño desviste la flora del mundo,

las aves tristes nos miran desde su rama,

refuerzan los nidos para el invierno.

Todos los días se llora en el camposanto.

El jardinero triste sepulta coronas de flores.

 

Durante el otoño, recuerda

cómo fueron las cosas

no ha tanto tiempo.








El pájaro visitante



Tengo un pájaro visitante de mi balcón.

Un movimiento brusco desde la ventana sirve para expulsarlo.

 

Últimamente me cuesta espantarlo, se está acostumbrando a mí

o me ha perdido el respeto

o el temor que toda criatura nos debe tener, se ha perdido.

Sin querer yo.

Sin pretenderlo él.

 

Reconozco que me irritan esas libertades que se toma con mis macetas.

Tomé una él escoba dispuesto a defender mi reducto.

La consecuencia.

Un tiesto roto y este odio tomando forma contra los pájaros de ciudad.

 

 

Las aves adaptadas



Hay aves adaptadas a los tejados de los pueblos, sí, también a las urbes grandes.

Gorriones y palomas.

El infierno desatado.

Las cigüeñas más religiosas, espirituales o, al menos, las más creyentes, utilizan los campanarios, los minaretes; otras, los postes de la luz, del telégrafo, de los árboles, o la corona del reloj de una plaza para anidarse.

            Dirigen displicentes sus miradas hacia los que están abajo, chascan sus picos, tal vez desaprobándonos, tal vez mofándose. 

            A veces van un tanto sueltas.

 

 

Sobre aves y otros animales

 

Yo, que por convicción sostengo mi condición carnívora, no llego a comprender cómo algún mamífero y algún ave se han parado cerca de mí. 

Obviándome.

Eso me llevó a una crisis existencial de las duras, pues me dió por pensar que,

 o no me veían o no les daba miedo.

            No sé cuál de las dos me causa más desazón. 

            El ser un ente invisible.

            El ser un ser sin importancia.

            El ser un ser que no da miedo.

 

            Se van a enterar, estoy decidido a comprarme una escopeta de perdigones.

            Al menos haré mucho ruido.

 (c) Felipe Fernández Sánchez

Madrid

España

 

 

Felipe Fernández Sánchez (por él mismo)

 

               Vine al mundo en Madrid mediado el siglo veinte, por azares del destino terminé trabajando en el mundo bibliotecario. Sin motivo aparente, soy de los que disfrutan leyendo: al poco tiempo, con una chispa de ingenio a lo que soy proclive, me percaté de que eso era lo mío, aún me acuerdo cuando descubrí Bartleby el escribiente de Hermann Melville cuando lo colocaba en su lugar.

Pasado el tiempo me dio por escribir, fruto de ello es el blog “Inverosímil_felipe” http://inverosimilfelipe.blogspot.com.es/  en el que consigo comentarios amables de familiares y amigos. Item más, se me ocurrió lanzarme a Internet y han tenido a bien publicarme pequeños relatos en Sci-Fdi, Prosofagia, Planetas Prohibidos, Ariadna rc , Letralia Tierra de Letras, Palabras Diversas, Axxon, El coloquio de los perros, Monolito y Triadae.

Además han salido poemas en las revistas Ariadna rc, Almiar margencero, Destiempos, Palabras Diversas, Letralia: Tierra de Letras, Viceversa Magazine, Alhucema, Nagari, Sol negro y Archivos del sur.

 

Colaboraciones en libros electrónicos:

Una colaboración en Doble en las Rocas en conmemoración de los 19 años de Letralia Tierra de letras. ( Sigüenza)

El relato “El bibliotecario” para los veinte años de Letralia Tierra de letras. 

 

En twitter: https://twitter.com/mediaorella

 

En facebook: http://www.facebook.com/felepeefe

 

sábado, 2 de enero de 2021

Washington Daniel Gorosito Pérez

 

DESCENSO*                                                

 

                                            ¿De qué sirve rebelarse para encontrar

                                              de inmediato, el universo intacto?

                                                                                         Emil Cioran

 

Descendemos

de eso no hay dudas.

 

La paz endeble en que vivíamos

se ha roto para siempre.

 

¿Qué nos queda?

 

Escoger entre el conformismo

y la sedición.

 

Callar o escribir,

sólo eso nos queda.

 

Eso sí,

aborrecer la neutralidad,

existir a pesar de todo,

a pesar de los presagios,

de la perdición.

 

Descendemos,

como el sol al final del día

y como la luna

nos rebelamos.                                    

© Washington Daniel Gorosito Pérez

México, D.F.

 Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México.

 *el poema Descenso fue premiado en el 1° Concurso Literario Internacional de Poesía Dr. Julio Argentino Aguirre Céliz organizado por la Biblioteca Popular Municipal Domingo Faustino Sarmiento de la ciudad de Quilmes, Provincia de Buenos Aires y será publicado en la Primera Antología Poética y Prosa Internacional Doctor Julio Argentino Aguirre Céliz de esa biblioteca.

 

 

miércoles, 30 de diciembre de 2020

Federico Rivero Scarani

Poemas del libro En el jardín de piedra*


VI

Para Keidin Yeneska, mi eterno amor

Sé que me amas como un río noble

con el perfume del jardín

y con el dolor de tu sufrimiento

me amas con una mañana, con un atardecer

largamente quieto y atrapado

por nuestras manos durante enero

lo reteníamos para que no despertara

y así, amándote, aguantaríamos la noche

la noche que nos abría las puertas para el sexo.

Me quieres, me deseas, me amas con toda tu belleza

y tu desgano, la apatía de ser

mientras sola mirabas el techo de la habitación

sin risas ni lamento, solo melancolía.

Me has amado con el dedo lastimado de la traición, también,

con tu propio miedo al amor

y el disfrute de estar conmigo a la deriva

aquí, en el Jardín de Piedra

tranquila respirando aromas de rosas veraniegas.

Así me querés, y te miro como se mira

un extenso cielo rojizo y amarillo vermelio

detenido

dulce y sigiloso para acariciar

como nuestros cuerpos.

 

VII

Me he decidido a evitar el Sufrimiento

que se eleva hasta el cielo,

a ese oleaje de padecer como un brebaje

para la amargura de la sed.

Ese Sufrimiento que encandila

al Silencio perpetuo, amigo de todos las horas,

a una luz tallada en los tristes ojos.

No quiero detenerme bajo el cielo esculpido

de cemento, gris como estatua abandonada,

no quiero, me niego a detenerme en una nota

del solfeo melancólico, crepuscular.

Y si evito el Sufrimiento atroz,

carta de un juego a veces absurdo,

espero llegar al Pórtico que me saque

de un Museo llamado vida.

Llegando a mí mismo

me instalo cuidadoso y en el reposo

con la Fatalidad que no deja

permanezco.

(c) Federico Rivero Scarani 

Montevideo 


República Oriental del Uruguay

*selección de poemas de Federico Rivero Scarani 

Federico Rivero Scarani, 1974, Montevideo-República Oriental del Uruguay. Docente de Literatura egresado del Instituto de Profesores Artigas. Colaboró en diversos medios Uruguay como El Diario de la noche, Relaciones, Graffiti, y también en revistas internacionales como Archivos del Sur (Argentina) y Banda Hispânica.com (Brasil), Carruaje de Pájaros(México), InComunidade (Portugal), Resonancias(Francia). OBRAS: : “La Lira el Cobre y el Sur “(1993); “Ecos de la Estigia” (1998);”Atmósferas”, Vintén Editor (Mención Honorífica de la Intendencia Municipal de Montevideo, 1999); participó en el CD “Sala de experimentación y trabajos originales”, Maldonado 2002; “Noctambulario”, CD con poemas del autor y del poeta brasilero Rodrigo Petronio recitados por Federico Scarani, digitalizados por el poeta y perfórmer Juan Ángel Italiano, (2003); “Synteresis perdida”(2005); “Cuentos Completos” (2007); “El agua de las estrellas” (2013); “Desde el Ocaso”, (2014) editado en las páginas digitales EspacioLatino.com /Camaléo.com; “Reflejos de la Oscuridad”, (2018), autores.uy. “Amor, Barniz Gris”, Edit. JustFiction, Letonia, (2019), Editorial Rosae, Montevideo – Uruguay

domingo, 15 de noviembre de 2020

Dinora Elizabeth Menjívar Pacheco

LUNA  GRIS

Mi compañía en esta noche

Queriendo olvidar tus ojos ya muertos de ternura,

Mi camino sin retorno en esta calle de hojas muertas,

Donde solo he encontrado humedad y  soledad.


Escucho tu voz viajando por el viento, 

Perdiéndose en la penumbra de la noche,

Susurrando a mi oído un te quiero.


Olvidarte es mi castigo

Pensarte mi delirio…

Amarte es lo prohibido

Soñarte es lo bello.


Buscarte no puedo, 

Tu ausencia es mi muerte,

Recordarte es mi alimento,

Luna gris de este momento.




LLUVIA 

Hermosa melodía 

En esta noche fresca

                                       De soledad y tristeza

Que me arropa mi alma

Mi paz y  mi  todo en este minuto y segundo.

Como no quedarse crucificada 

En este Gólgota que vives 


La noche no tiene fin 

Y cada tic tac del reloj es su mejor música

Su respiración es tranquila deleitante y divina

Como el manjar de unas pupusas que cocinas 

Cuando es el mejor banquete que cada mañana respiras


El silencio es grande ni se escucha pepe grillo

Solo las gotas de aguas que besan lo divino

Fundiéndose con la noche haciendo el amor

Siendo yo su mejor espectador


La noche se va con el viento 

Y el  sereno se pasea en silencio

Lluvia fresca

Que bebes mi cuerpo te hare compañía hasta el firmamento.


(c) Dinora Elizabeth Menjívar Pachecho

El Salvador


Dinora Elizabeth Menjívar Pacheco nació en la Ciudad de Santa Ana, El Salvador el 26 de noviembre de 1971. Cursó sus estudios en la Universidad de El Salvador, Profesorado en Letras. Actualmente trabaja como maestra en el Centro Escolar Católico Hogar Santa María Goretty. Ha desarrollado recitales de poesía. Cuenta con un libro de poesía Inédita llamado “LUNA GRIS” de donde se han tomado 6 poemas de su autoría para deleite del poemario  “VERSOS JUNTO A  LA  VENTANA” Libro publicado el 20 de junio de 2013 junto con otros escritores Santanecos con  la distinguida escritora Merely Rivas.


domingo, 25 de octubre de 2020

Gelber Payés Morales

 

Testigo

 

Yo vi de Norte a Sur los parabrisas

Aplaudir tus piruetas y maromas

Pedías pan a cambio de sonrisas

A falta de padrinos y diplomas.

 

Yo vi como pasabas el sombrero

Después de tu función harto ensayada

Y vi como aquel público grosero

Era ciego a tu voz y a tu mirada.

 

Yo vi como volvías al estrado,

Rumiando en tus adentros cual testuz

Aprovechando el cambio de la luz

 

Y vi como pecaste de confiado

El día en que tu cuerpo atropellado

Quedó tirado en medio de la cruz.

 

 

Romero: voz de los sin voz

 

Fuiste un hombre de paz y de justicia,

Tuviste corazón de proletario,

Sufriste junto al pueblo su calvario

Por la ruda opresión de la milicia.

 

Algunos te tildaron de emisario

Y portador de cierta ideología,

Solo porque el sermón de la homilía

Tocaba su alter ego sanguinario.

 

Otros incautos te politizaron

Y dejaron de verte, hombre de Dios,

Como al santo profeta que escucharon

 

Cuando eras de su causa portavoz,

Y aunque por tus denuncias te mataron,

Sigues siendo la voz de los sin voz.

 

La madrugada en que nos visitó la muerte

 

Una hálito sombrío, negro y fuerte

Tocó súbitamente mi ventana.

Eran casi las dos de la mañana.

Era la negra sombra de la muerte.

 

¿Por qué, galeno inútil, negligente?

¿Por qué vida de barro y porcelana?

¿Por qué, dime Señor? ¿por qué mi hermana?

¿Por qué todo pasó tan de repente?

 

Yo aún adormitado no entendía

El trágico suceso que mi padre

Con voz entrecortada me traía.

Yo aún oigo los gritos de mi madre

De un corazón que casi no resiste:

“Mariel, Mariel, ¡mi niña! ¡te me fuiste!

 

A Roque Dalton

 

Eres más que un espectro fascinante,

Eres la antorcha viva y encendida,

eres el gran poeta militante

de la Generación Comprometida.

 

Eres rojo poema que alborota

El inflamado pecho vanguardista.

Eres roja metáfora patriota

En aras de un estado comunista.

 

Eres víctima cruel de la injusticia

Que te puso el cartel de liquidado

Y quiso que estés muerto y enterrado.

 

Del pueblo es, sin embargo, tu franquicia

Y quiso que tu indómito legado

No quedara contigo sepultado.

 (c) Gelber Payés Morales

El Salvador

 

Gelber Payés Morales  nació el 27 de marzo de 1976.

Se graduó de Profesor en Letras en la Universidad Modular Abierta.

En el año 2008 se graduó de Licenciado en Ciencias de la Educación, Especialidad en Lenguaje y Literatura, en la Universidad de El Salvador, Facultad Multidisciplinaria de Occidente.

Siempre amante de la poesía, buscó la forma de publicar sus poemas.

Libros publicados:

junto a varios autores:

                Versos junto a la ventana (poesía)

                Ecos en el silencia (narrativa-relatos)

                Versos para la vida, el amor y la esperanza (poesía)

inéditos:

El turno de lo prohibido (poesía)

Para decir a(Dios) (poesía)

Recital bajo la luna (poesía)

La tierra del soneto (poesía)